En septiembre se destruyeron 9.300 puestos fabriles y desde que gobierna Macri ya son 107.000