Historia

Los industriales comenzaron a unirse para luchar por una zonificación que “obligaba” a la erradicación industrial, según la interpretación localista de disposiciones provinciales.
En esas primeras reuniones, muchas realizadas en la casa de Esteban Pellerano, estaba la semilla de lo que el 6 de diciembre de 1971 se iba a conocer como la Unión de Industriales del Partido de Quilmes. El primer socio fue Fioravanti Sorrentino y el número 2 el mismo Pellerano, el primer presidente de la Unión, quien se mantuvo en su cargo durante 7 meses. La primera sede estuvo en H.Yrigoyen al 300 y tenía un gerente, dos empleados y un promotor.
Pellerano sostenía además que por entonces “Quilmes, después de Rosario y Avellaneda era la tercera ciudad industrial del país.
Esa fue la primera gran batalla librada por la permanencia, de la que los hombres de empresas pequeñas y medianas concluyeron que: unidos tenían más fuerzas para resistir el atropello.
Integrada la Unión de Industriales, se fueron implementando, poco a poco, distintos servicios de asesoramiento en materia: laboral, administrativa, contable, jurídica, en habilitaciones e instalaciones, ingeniería, agrimensura, seguridad e higiene…
En 1990 se implementó el cobro de tasas municipales en la entidad, a través de un convenio suscripto con la Municipalidad.

La casa propia

La búsqueda de la sede propia fue una aspiración que se concretó a fines de 1987 con  la adquisición de la vieja casa ubicada en Alvear 867, en ese año se aprobó su remodelación, realizada en los primeros meses del año siguiente, aportando su fisonomía actual.

Temas conflictivos

Tal el caso de la antigua Cuota de Resarcimiento por Contaminación, una aberración jurídica de Obras Sanitarias de la Nación.
Otro motivo de incansables gestiones que demandaron años, fue la zonificación local.

Proyección en las entidades y la comunidad

Varias fueron las formas de inserción en la comunidad, a través de realizaciones culturales. Lo confirman las becas a estudiantes de escuelas técnicas, las acciones junto a otras entidades locales y zonales y la permanente asistencia allí donde hizo falta la presencia industrial, siempre que las circunstancias lo permitieron.
Un ejemplo fue la organización de las dos ediciones de la Feria de la Flor realizada en Florencio Varela y el Encuentro Nacional de Museología Quilmes’83.
Dentro de los movimientos que tuvieron lugar en el Distrito, la Unión adhirió activamente a las gestiones para la creación del Departamento Judicial y la Universidad Nacional de Quilmes.

Todo es igual y hay algo mejor

Desde 1982 se puso en marcha el Comité Interempresario de Seguridad e Higiene, destinado a asesorar, difundir y crear conciencia en la necesidad de implementar normas y conductas que garanticen mejores condiciones en los ambientes de trabajo.
Este Comité, integrado honorariamente por profesionales y técnicos de empresas de Quilmes, realiza exitosas conferencias, paneles y charlas.

Algo más que muestras

En 1982 se efectuó en la peatonal Rivadavia, una Pequeña Muestra Industrial, bajo el lema “Industria argentina, soberanía nacional”.
Seis años más tarde, Expo Quilmes Industrial’88, realizada con la participación de más de cuarenta empresas y que fue visitada por cinco mil personas en tres días; también tuvimos una sencilla participación en la Feria Internacional de Santiago de Chile.

Los primeros nombres

Muchos fueron los que hicieron su aporte para sentar las bases de la Unión de Industriales. Entre ellos, quienes suscribieron el Acta Constitutiva. Ellos fueron: Fioravanti Sorrentino, Esteban Pellerano, Luis Alberto Evelson, Pablo Teodoro Katz, Filiberto Enrique Golwoski, Héctor Armando Suárez, Elio Rossi, Adolfo Albrecht, Domingo Costa, Enrico Carlos Lanza, Eduardo Nicolás Marfisi, Salvador Chillemi, Rodolfo Alberto Imperiali, Salvador Sánchez, Joaquín Gualterio Bellacher, Manuel Domínguez, Ernesto Weisz, Alberto Mauricio Mattenet, Hugo Alberto Macchia y Emilio Dressl.

Así fué como se desarrollaron los primeros años de nuestra prestigiosa institución.