La industria desaceleró su ritmo de crecimiento