La industria perdió 80.000 puestos de trabajo