La producción de autos se derrumbará un 30% en 2019 y llegará a niveles del 2005