La venta de indumentaria, en plena caída